Isla de plástico: una isla que tienes que conocer

Hay una isla que no aparece en los mapas pero que es del tamaño de Francia, España y Alemania juntos. Está ubicada entre Hawái y California, se encuentra en el Océano Pacífico. Un total de 1.8 billones de piezas de plástico que pesan 80.000 toneladas se encuentran actualmente flotando en un área conocida como la isla de plástico del Pacífico, y esta situación empeora cada día.

Esta es la zona de mayor acumulación de plástico en la Tierra. Lamentablemente no es la única que existe, ya que las corrientes marinas hacen que se acumulen grandes cantidades de plástico en determinadas zonas de mares y océanos. En otras zonas del planeta, como en el Mar Mediterráneo y otros mares europeos, se acumulan entre 70.000 y 130.000 toneladas de microplásticos y entre 150.000 y 500.000 toneladas de macroplásticos. Dichos residuos se dispersan por todas partes, desde la superficie hasta el fondo del mar.

¿Por qué se forman estas «islas»?

Una isla de plástico es una agrupación de residuos no biodegradables que se acumulan debido a las corrientes marinas. Estas islas de plástico se pueden formar por diferentes causas, todas ellas se deben al ser humano:

  • Un reciclaje inadecuado o inexistente.
  • Los vertidos ilegales.
  • Ensuciar las playas, lo que hace que la marea y el viento extiendan la basura.
  • Ríos contaminados que desembocan en mares y océanos.

¿Cómo afecta una isla de plástico al planeta?

Aunque una isla de plástico en medio del océano nos pueda parecer algo muy lejano, lo cierto es que afecta a todo el planeta. Sus consecuencias son reales, aunque no podamos verlas directamente.  Algunos de ellos son:

  • Agua contaminada

El agua se contamina porque los plásticos tienen un % muy bajo de degradación. Eso significa que pasan décadas o incluso siglos flotando en el mar, lo que perjudica no solo a la flora y la fauna marina, sino también al ser humano a través de la cadena alimenticia.

  • Animales en peligro de extinción

Millones de animales mueren anualmente por ingerir plástico o porque se enredan en ellos. Esto supone que las especies afectadas estén en peligro de extinción. En el mar Mediterráneo, la ingesta de plástico amenaza a muchas especies.

  • Falta de alimentos

Las comunidades que se dedican a la pesca tienen más dificultades para encontrar alimento en el mar, lo que después les afecta económicamente al tener menos productos para vender.

El problema no solo radica en la acumulación, sino que esos pequeños fragmentos de plástico se mezclan y fusionan con el plancton,  estas son partículas que regeneran la vida en los océanos, es decir, son la base de toda la cadena alimenticia. Los peces se alimentan de él (y, a su vez, nosotros). Además de todos los animales marinos (como ballenas, aves y tortugas) que día a día mueren por “indigestión” de plástico.

Nosotros también consumimos plástico.

Un estudio realizado por la Universidad de Newcastle (Australia), calculó la cantidad de plásticos que ingerimos, esto equivale al tamaño de una tarjeta de crédito por semana.

Desde hace muchos años se han descubierto 7 islas que han alcanzado unas dimensiones alarmantes. Las más importantes: desde el más reciente, encontrado en el Mar de los Sargazos, hasta el más famoso, que es el «Great Pacific Garbage Patch». La existencia de este último se conoce desde los años 80. Un navegante Charles Moore se vio rodeado de millones de piezas de plástico, durante una regata de Hawái a California.

1. Sargassi Garbage Patch

Recientemente se descubrió la nueva “isla de plástico” en el Mar de los Sargazos por una expedición de Greenpeace para explorar la zona atlántica donde se concentran los plásticos y microplásticos. La expedición habla de residuos como botellas de champú, aparejos de pesca, contenedores rígidos, bolsas y muchos otros tipos de plásticos.

2. Artic Garbage Patch

Descubierta en 2013, en el Mar de Barents, cerca del Círculo Polar Ártico. Es la isla de plástico más pequeña, los restos provienen de Europa y de la costa este de América del Norte, se desplazan a lo largo de las corrientes oceánicas hasta el norte de Noruega.

3. Indian Ocean Garbage Patch

Se descubrió oficialmente en 2010. Esta isla tiene una extensión de más de 2 km., con una densidad de 10.000 residuos por kilómetro cuadrado.

4. South Atlantic Garbage Patch

Es una de las más pequeñas, se extiende por más de 1 millón de kilómetros cuadrados y se mueve por la corriente del Atlántico Sur. Situado entre Sudamérica y el sur de África, no hay mucha información sobre ella y no suele ser interceptada por las rutas comerciales.

5. North Atlantic Garbage Patch

Descubierta en 1972, es la segunda isla más grande por extensión (se estima en unos 4 millones de kilómetros cuadrados). Sin embargo, es famosa por su alta densidad de residuos: hasta 200 mil por kilómetro cuadrado. Está impulsada por la corriente del Atlántico Norte.

6. South Pacific Garbage Patch

Se ha descubierto recientemente frente a las costas de Chile y Perú, y es 8 veces más grande que Italia. Tiene una superficie de unos 2,6 millones de kilómetros cuadrados y principalmente contiene microfragmentos de materiales plásticos erosionados con el paso del tiempo y por los agentes atmosféricos.

7. Great Pacific Garbage Patch

Está situada en el Océano Pacífico, entre California y el Archipiélago Hawaiano. De esta hablamos al principio del artículo. Se mueve siguiendo la corriente oceánica del Pacífico Norte. Tiene más de 60 años y es la isla de plástico más grande del mundo. Esta gran isla está formada principalmente por plástico, metales ligeros y residuos orgánicos en descomposición. Pero el elemento que predomina, sin duda, es el plástico. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la isla de desechos del Pacífico está creciendo de una forma muy rápida (alimentada por una tonelada de desechos al día), hasta el punto de que pronto podrá verse incluso desde el espacio. El fondo bajo el Great Pacific Garbage también podría estar cubierto de desechos.

Recientemente, las investigaciones han descubierto que alrededor del 70% de los desechos marinos se hunden en el fondo del océano, por lo que solo una pequeña parte flotaría.

Debido a la inmensidad y profundidad de los océanos, hasta hace poco el hombre creía que podría utilizarlos para verter basura y sustancias químicas en cantidades ilimitadas sin que esto tuviera consecuencias importantes.

La preocupación por el cuidado del medio ambiente es global, muchas personas llevan a cabo acciones destinadas a cuidar del planeta. Con el pasar del tiempo se nota más el interés por el reciclaje y reducir el consumo de plástico, sin embargo, el medio ambiente y los océanos cada vez se encuentran más afectados.

Las pequeñas acciones hacen la diferencia.

Estos son algunos consejos para reducir la contaminación en el mar:

  • Cuando vayas hacer la compra, lleva tus propias bolsas.
  • Cambia los plásticos por productos más respetuosos con el medio ambiente. Por ejemplo los cepillos de dientes o las pajitas. El algodón y el bambú son la base para elaborar algunos de estos artículos.
  • Revisa tus envases de higiene y limpieza. Lee bien las etiquetas antes de adquirirlos, opta por aquellos que sean naturales o dispongan de la etiqueta ecológica. Otra opción es que los elabores tu mismo. ¿Te animas? Puedes aprender a hacer jabón de argán casero o cosmética natural.
  • Elimina los plásticos de un solo uso, como la vajilla, vasos o botellas. ¿Te has fijado en la cantidad de alimentos que incluyen cubiertos de plástico? Si eres una empresa, no incluyas este tipo de productos entre tus servicios o no los ofrezcas a tu personal.
  • Indaga sobre empresas con productos innovadores. Avani Eco crea bolsas a partir de almidón de yuca; Biotrem, vajillas y cubiertos comestibles de salvado de trigo; y Lifepack, recipientes germinables. Todos ellos biodegradables. 
  • Empecemos a colocar cada cosa en su contenedor. No viertas el aceite usado por el desagüe de la cocina, llévalo al punto limpio más cercano.

Deja una respuesta